viernes, 15 de junio de 2012

Finlandia.. un caso aparte en el mundo



FINLANDIA ocupa el lugar de excelencia a nivel mundial en materia de educación. Según la evaluación internacional de  PISA 2006  en el que participan 275 mil estudiantes de 56 países los finlandeses ocupan el primer lugar en habilidad lectora, comprensión de la escritura y ciencias; y se ubicaron entre los primeros 4 lugares en otras materias. Tienen un sistema educativo innovador que se aleja de todo estereotipo en dónde han dado paso a la reflexión, la flexibilidad y dónde el sistema se ajusta al individuo y no al revés. Demos un vistazo a éste atractivo y revolucionario modelo para conocer las razones de su éxito.




 ¿Se te había ocurrido una escuela en dónde los alumnos  ingresan al aula se descalzan y se ponen cómodos en el lugar dónde mejor les parece? donde no hay uniformes, una escuela dónde no hay calificaciones ni hay que aprenderse nada porque no hay exámenes hasta los 16 años (qué necesidad hay de copiar ja), dónde un alumno no repite año a menos que él mismo esté de acuerdo? una escuela dónde no hay tareas, sino que se respeta la tarde para jugar? FINLANDIA la tiene!!

¿Por qué es el modelo a seguir en la actualidad en todo el planeta?. Podemos contrastar cómo en nuestro país nos hemos enmarañado en un complejo y viejo sistema de intereses, sindicatos y donde se deja completamente de lado el valor del niño (jóven), del alumno como persona y el objetivo principal: posibilitar el aprendizaje y el desarrollo del talento


Paul Robert,  Director del Colegio Nelson Mandela, de Clarensac Gard, Francia  realizó una visita de estudio a éste país (2006) y explica detalladamente cuáles son las claves del éxito del modelo finlandés que se inicia con profundas reformas en el sistema educativo. 

Aquí una extracción de los resultados de este estudio que se realizó en diferentes escuelas de distintos niveles y de viva voz con estudiantes y docentes del sistema finlandés.

Las Claves del éxito

  • La enseñanza en Finlandia no se reserva solo al colegio
 De hecho, la enseñanza obligatoria comienza a los 7 años y los niños tienen menos horas lectivas que en otros países. “En casa es donde empiezan a aprender la lengua y a socializarse” 
  •   Cada alumno es importante
 ¿Qué es necesario poner en el centro del sistema, el alumno o los conocimientos? Finlandia eligió sin discusión la primera alternativa. Parece incluso que un fino y profundo análisis de las necesidades reales  de cada alumno es lo que está detrás del asombroso éxito del sistema pacientemente construido en 30 años de reforma. 

La idea de que un alumno feliz, bien desarrollado libre de progresar a su ritmo, adquirirá más fácilmente los conocimientos fundamentales no es una utopía de un pedagogo iluminado … Finlandia respeta profundamente los conocimientos, pero respeta aún más a los individuos que están en proceso de adquirirlos. Y eso no es tenido allí como un idealismo desabrido, sino por el 
más elemental pragmatismo. 
  •  Un medio ambiente cálido y acogedor 

El alumno debe sentirse en la escuela “como en su casa”. Toda diferencia entre la escuela y la casa debe ser borrada en la medida de lo posible. El marco de vida está concebido para favorecer esta continuidad: la escuela es un lugar de vida donde los espacios de trabajo son extensos (65m ² por aula en el nuevo colegio en construcción en Joensuu) y dónde los lugares previstos para el descanso son cómodos. Los alumnos descansan en pasillos de colores cálidos y a menudo decorados por trabajos de ellos mismos, sin carreras ni empujones. Sin degradaciones: los locales están limpios y se respetan como un segundo hogar. 
  • Poder ser uno mismo en toda circunstancia

Uno de los criterios que el colegio de Niinivaara enfatiza en su autoevaluación es el sentimiento que tienen los propios alumnos de poder ser ellos mismos en toda circunstancia. De hecho, nos impresiona, al circular por los establecimientos, la relajación, la libertad de movimiento de los alumnos, lo que por otra parte no excluye, de modo alguno, una sorprendente autodisciplina. Pareciera que el robo es desconocido: los alumnos depositan sin temor sus ropas en un vestuario de libre acceso en el vestíbulo de todo establecimiento; las bicicletas quedan sin claves antirrobos en los sitios previstos. En sus cursos los profesores tienen un elevado límite de tolerancia con relación a pequeñas faltas que en otros países dan lugar a menudo, a sanciones inmediatas ejemplo: Clase de Matemáticas en la Universidad de Juhanala, suena un celular. Se comprende que el profesor llame la atención al alumno con un chasquido de reprobación hecho con la lengua. El  alumno observa discretamente su SMS y todo vuelve al orden. En la misma clase, otro alumno trenza tranquilamente un scooby doo sin atraer ninguna atención: no molesta nadie y quizá esta ocupación le permite seguir mejor la clase… Entonces ¿por qué pretender un comportamiento formal? 

Esta atmósfera familiar es aún más notoria en el jardín de niños. El número de adultos allí es el suficiente para garantizar una estrecha relación con cada niño. Tres auxiliares de pre-escolar más un ayudante para cada grupo de 12 niños de entre 1 y 3 años.
2 profesores calificados, un auxiliar de pre-escolar y un asistente para un grupo de 21 niños de edades entre 3 y 6 años. Por otra parte, todo es tomado en cuenta, en la elección de los muebles y en el ritmo de las actividades, para evitar cualquier tensión innecesaria a los niños. Por eso, ellos parecen asombrosamente tranquilos y relajados.


  •  Ritmos de aprendizaje adaptados a los niños 

A partir de 7 años los niños comienzan normalmente el aprendizaje de la lectura. Antes de esto, en el jardín de niños (de 1 a 6 años) y en la educación preescolar (de 6 a 7 años) se pretende sobre todo despertar las aptitudes de los niños, sus habilidades, su curiosidad. Cada día es dedicado a una disciplina (música, deporte, actividades manuales o artísticas, lengua materna, matemáticas) pero los niños trabajan solamente durante la mañana, siempre de manera muy atractiva. La tarde es reservada al juego. 
Así, los aprendizajes iniciales se logran sin violencia, sin tensión y sin presiones, con la preocupación constante de estimular,  de motivar, de mantenerse en estado de escucha. Si un niño muestra disposiciones particulares, se le dará la oportunidad de aprender a leer precozmente (6 años). En cambio, y estando de acuerdo con los padres, los profesores pueden dejar a un niño hasta los 8 años en el jardín si todo indica que no está listo para la lectura. 

La repetición de año está, en principio, proscrita por la ley; puede ser propuesta en casos excepcionales, pero en este caso debe ser siempre aceptada por el alumno y por la familia. En cambio, se organiza sistemáticamente grupos de apoyo para los alumnos que muestran tener dificultades en una u otra materia. Además, se envía a la clase un auxiliar para apoyarlos. 
La jornada de trabajo se organiza cuidando respetar los ritmos biológicos del 
niño y de evitar todo cansancio inútil: hasta los 16 años – cuando se finaliza la escuela obligatoria- las sesiones se limitan a 45 minutos y se entrecruzan con períodos de descanso de 15 minutos durante los cuales  los alumnos pueden caminar libres por los pasillos, hablar tranquilamente en las salas de descanso,  jugar o utilizar las computadoras puestas a su disposición.


  •  Una detección precoz de las desventajas y desordenes del aprendizaje y uso de las ayudas específicas

 Con el fin de poder adaptarse lo mejor posible a las necesidades de cada niño, los finlandeses tienen establecida una detección precoz y sistemática de los desordenes del aprendizaje y de desventajas diversas. Desde el jardín de niños, los alumnos son sometidos a una serie de pruebas. Los que  muestran mayores desventajas pasarán al primer grado de escuela primaria en clases especializadas que serán llevadas a cabo con 5 alumnos por clase, con profesores formados a tal efecto. Las clases para niños “con necesidades especiales” se dan en escuelas normales, lo que permite integrarlos a ciertos 
cursos “normales” donde esto sea posible (trabajos manuales, música, deporte

  •  Un promedio alto de atención a los alumno
Durante los primeros años de la escuela obligatoria (“Basic Education”, de 7 a 
13 años), el número de alumnos por clase no  debe sobrepasar de 25.  "En el colegio de Juhanala ninguna de las clases que visité sobrepasaba de 20 alumnos". Desde la escuela primaria, e incluso en la secundaria, hay auxiliares de educación que colaboran con el profesor en la misma clase o se hacen cargo de grupos reducidos de alumnos que necesitan ayuda particular. 

Las escuelas secundarias cuentan también con consejeros de tiempo completo en una escuela en proporción de un consejero para 200  alumnos, lo que les permite estar disponibles para todos los alumnos que acudan a consultarlos buscando orientación en sus estudios y beneficiarse así de un interlocutor atento y experto en caso de necesidad. Aunque el alumno no lo necesite, debe visitar a su consejero al menos dos veces al año. 

  •  Alumnos activos y comprometidos  
 El profesor está allí como un recurso entre otros. En una clase de finés las paredes están cubiertas con estantes de libros; no hay una sala que no tenga su retroproyector, su computadora, su vídeo proyector, su TV y su lector  de DVD. Todos los medios para poner a los alumnos en contacto con los conocimientos son buenos y los alumnos son constantemente impulsados para construir un sentido a su medida  a partir de todo lo que tienen a su alcance. Nada de obligación, nada de pesadez. "No se puede forzar a los alumnos; es necesario darles posibilidades  diferentes para aprender, para adquirir competencias – dice  Hannu Naumanen, Director del Colegio Pielisjoki)." Por eso reina en las clases una atmósfera de sana cooperación donde cada uno está en su lugar y tiene un papel en la construcción colectiva del conocimiento. Algunos ejemplos:  
- Curso de inglés: (19 alumnos de 15 años, aproximadamente): Un alumno de 14 ó 15 años expone, en buen inglés, una asignación sobre el skate. Había llevado el suyo  y con él mostró su funcionamiento; luego pasó un vídeo que muestra distintas acrobacias, todas muy arriesgadas, acompañando las imágenes con un comentario en inglés. Al final de la exposición, los alumnos aplauden, pero luego deben emitir su opinión sobre el trabajo de su camarada en función de  una guía de análisis  proporcionada por el profesor.  

- Curso de historia (20 alumnos de 14 años, aproximadamente): Los alumnos, sentados en orden sobre alfombras en el suelo del gimnasio, asisten a la representación de un sainete presentado por un grupo teatral aficionado. Se muestra un episodio de la Segunda Guerra Mundial en el que intervienen serbios y croatas. Los alumnos reaccionan con aplausos, pero inmediatamente, luego de algunas explicaciones y consignas del profesor, se distribuyen por grupos para dialogar sobre sus impresiones y presentarlas 
por escrito o de manera gráfica, en hojas de papel ¿Cuántas veces se  observa clases donde los alumnos pasan la mayor parte del tiempo copiando la lección?  Finlandia quiere que los alumnos acceden al conocimiento con entusiasmo

  •  Una libertad de elección delimitada
 Una de las características más conocidas del sistema finlandés es la gran libertad de elección dejada a los alumnos para organizar sus estudios. En realidad, esta libertad es progresiva, y está en relación con el grado de madurez de los alumnos. A lo largo de la educación del “ciclo fundamental" (entre 7 y 13 años) los estudios son iguales para todos. Los alumnos comienzan el aprendizaje del inglés a los nueve años; a los 11 pueden elegir otra lengua entre el alemán, el francés, el sueco y el ruso A partir del nivel 7 (13 años), se  introducen algunas materias opcionales, diferentes según los colegios, que definen sus propuestas de acuerdo con las municipalidades. 

  •  Una evaluación motivadora 
¿Qué hay sobre las notas en Finlandia? ¿Cómo evalúa este país a los alumnos? 
¿Encontró un medio de reconciliar evaluación y motivación?  
Hasta los 9 años los alumnos no son evaluados con notas. Sólo a esa edad los alumnos son evaluados por primera vez, pero sin emplear cifras. Después no hay nada nuevo hasta los 11 años. Los alumnos sólo pasan por una única evaluación.  Así, la adquisición de los saberes fundamentales puede hacerse sin la  tensión de las notas y controles y sin la estigmatización de los alumnos más lentos. Cada uno puede progresar a su ritmo sin interiorizar, si no sigue al ritmo requerido por la norma académica, ese sentimiento de 
deficiencia o incluso de "nulidad" que producirá tanto fracasos posteriores, esa imagen de sí tan deteriorada que, para muchos alumnos, hace que los primeros pasos sobre los caminos del conocimiento sean a menudo generadores de angustia y sufrimiento. 

Finlandia ha elegido confiar en la curiosidad de los niños y en su sed natural de aprender. Las notas en esta fase no serían  más que un obstáculo. Ello, por supuesto, no excluye informar a las familias regularmente sobre los progresos de sus niños: en la escuela de Kanenvala boletines se envían dos veces (en diciembre y en mayo). Las notas expresadas en cifras aparecen recién en el 6to año, cuando los niños alcanzan la
En Finlandia, la práctica de la evaluación parece estar guiada por el cuidado de no castigar a nadie y de darle siempre la oportunidad al alumno, valorando más lo que sabe que lo que no sabe : « Lo importante es que los alumnos tengan la sensación de que son buenos en algún campo » (Hannu Naumanen, Director del Colegio Pielisjoki). Guiada por este principio, la evaluación del los alumnos pierde su carácter competitivo y angustiante y, por el contrario, puede convertirse en un medio que los estimula y motiva para ubicarse en una gradiente de progreso adaptada.



  •  Una completa libertad pedagógica 
Los profesores muestran un grado impresionante de satisfacción respecto de su trabajo. No son profesores amargados, decepcionados, desengañados; por el contrario, son profesores felices, orgullosos de su sistema educativo, al que consideran  con toda justicia como particularmente bien organizado. 
Una vez que han pasado el trance de la formación y reclutamiento, los profesores gozan de una libertad pedagógica total y de un margen amplio de autonomía y de iniciativa.



ALGUNOS DATOS QUE HAY QUE SABER:

  1. En Finlandia, la educación es obligatoria sólo a partir de los 7 años
  2. La educación es gratuita y obligatoria entre los 7 y 16 años de edad, y la gratuidad incluye alimentación y transporte
  3. Los profesores son altamente preparados y gozan de prestigio y valoración social
  4. Los alumnos tienen 190 días de clases anualmente
  5. Cada director de escuela puede elegir su plantel docente
  6. Finlandia destina el 6.5% del PIB (Producto Interno Bruto) a educación en tanto que en México se destina más del 7%
  7. El 55% de los padres se asume como el primer responsable por la educación de sus hijos

En definitiva se necesita una auténtica revolución educativa para alcanzar la expectativa que nos da Finlandia como país. Pero las revoluciones comienzan en los individuos ¿Qué estamos haciendo cómo papás para producir amor al conocimiento en nuestros hijos? ¿Qué estamos haciendo para descubrir e impulsar su pasión en la vida?  ¿qué estoy haciendo yo?


Para finalizar un video tocante al tema que me parece interesantísimo e incluye una entrevista a uno de mis personajes favoritos Sir Ken Robinson




Fuentes 
Doc. La educación en Finlandia Paul Robert
Wikkipedia
UNICEF
PISA
Parlamento Europeo


4 comentarios:

  1. Uff! Realmente interesante, es la segunda vez ( viendo tu blog) que se de educar en casa, y soy sincera, la primera vez me parecio ridiculo y poco atractivo, sin embargo al leer tu blog, me llama mucho la atencion esta forma de educar a mi hijo, ya que cmpagino mucho contigo en tu forma de pensar.
    Me asaltam muchisimas dudas, pero creo que es hora de ponerme a investigar, mi bebe tiene apenas un año, creo que estoy a tiempo de tomar la mejor desicion, aunque no se si soy del todo apta.
    Gracias, por querer hacer de este mundo un mundo mejor, ya que se empieza por uno mismo.
    Pd. Disculpa porfavor mi escritura, soy nueva con el ipad y no se como corregirlo.

    ResponderEliminar
  2. Briggitte, bienvenifa!! qué padre poder ayudar en algo. A mii me pareció muy similar a tí al principio yo investigué por 1 año y medio antes de tomar la decisión, y hasta que resolví todas mis dudas me quedé contenta, es lógico porque estamos acostumbrados a estar inmersos en un sistema, yo te diría que independientemente de optar o no por una educación sin escuela si puedas cuestionar y romper el paradigma y decidas tomar las riendas de su educación con escuela o no, es decir tomar esa responsabilidad, no delegarla por completo a la escuela. Tu hijito es bien pequeñito tienes tiempo de sobra. Te dejo mi correo beattpach@hotmail.com ( a mi me pasó igual con el ipad, para acentuar sólo mantén apretada la tecla de la letra que quieres acentuar y te van a parecer opciones para escoger) te mando un fuerte abrazo!M

    ResponderEliminar
  3. el sistema finlandés es muy parecido al sistema Montessori. Me alegra descubrir que ya existe a gran escala!

    ResponderEliminar

Tu opinión es súper importante, por favor no dudes en hacerlo