jueves, 25 de octubre de 2012

Club de correspondencia


Aprender a leer y escribir, es todo un TEMA con los niños (para mi vital), no sólo hacerlo en su sentido más básico sino saber hacerlo bien.   
Estoy convencida de que si una persona logra desarrollar amor por conocer a
través de la lectura tiene a su alcance un mundo de posibilidades, no importa qué tipo de formación académica alcance, ni qué nivel, pero sí importa si es autodidacta, si importa si sabe investigar, cruzar información y alcanza a formar sus propios juicios con base en esto, si aprende a enriquecerse con ésta herramienta. Leer no sólo sirve para informarse, es un medio por el cuál el Espíritu de las personas crece y alcanza grandes dimensiones. En el caso de los niños no podemos esperar que todos sientan esas ganas espontáneas y abrazadoras de lanzarse hacia el papel y la pluma con loca pasión a escribir y escribir, más bien todo lo contrario; uno de mis grandes enfoques educando sin escuela es precisamente fomentar las condiciones para que mis hijos desarrollen habilidad por la escritura y lectura. Porque escribir así, llanamente, hoy en día casi todos los niños tienen acceso a eso pero saber darse a entender sobre el papel, y saber sintetizar las ideas, y plasmarlas tiene su gran chiste y creo que es un proceso largo de práctica continua. Cuando yo era niña y por circunstancias de la vida solía escribir constantemente cartas a mi papá que se mudó a otro Estado, para mi era un gran evento cada que me sentaba en la mesa de la cocina a escribir, y luego de algunas semanas esperar el toquido del cartero que me traía noticias...eso era emocionante, tenía sentido! nada qué ver con tener que transcribir sin entender siquiera lo que me dejaban en la escuela o con hacer las fastidiosas planas! 
Ahora que soy una adulta entiendo en retrospectiva perfectamente que hubiera sido mucho mejor tener a mi padre de frente y platicar con él, hay un dicho muy gastado y que a mi me suena a veces cursi, "no hay mal que por bien no venga" no lo creo, hay males que no deberían existir, pero sí creo que de todas las circunstancias se puede aprender algo, y en mi caso tener a mi papá hasta Baja California me dejó el aprendizaje de la gran utilidad que tiene la palabra escrita, el poder de las frases y las emociones e ideas que pueden transmitirse en una simple hoja de papel, porque no es lo mismo enviar un correo electrónico, que plasmar parte de nuestra personalidad en las letras, saborear el deslizar la pluma sobre esa superficie lisa y atesorar con cariño (aún conservo esas cartas selladas y con timbres fechadas en los 70's 80's ) esa parte de nuestro corazón que ahí se queda..
Por eso me ha parecido increíble ésta idea que surgió en un grupo de  Homeschooling en el que participo dentro de una red social: Un "Club de correspondencia" en el que estarán participando los niños que así lo quieran.  Fabián, lejos de lo que yo imaginé, accedió inmediatamente a intercambiar cartas con niños de otros estados y hasta se puso a dibujar para acompañar una de sus cartas, ésta mañana fuimos al correo a dejarla y esperar que lleguen a su destino y esperar respuesta. Ojalá él encuentre el tesoro que yo encontré en la palabra escrita!!


Poniéndo los timbres!!

Preparándonos para entregarlas...

Felices de poder hacerlo!!

6 comentarios:

  1. ¡Que belleza! ¡Hermoso tu post, y tus hijos...de verdad que esa cara y esa frescura, la sonrisa grande y esplendorosa solo la he visto en HS..y en bebés que no van a la escuela!
    Saludos...Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor, qué bueno verte por acá! gracias por lo que me escribes, ojalá no tarden las cartitas! Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola, yo educo en casa desde hace año y medio, tengo 3 hijos de 10, 7 y 6 años de edad. Me anima el ver blogs como el tuyo, en particular por el hecho de ver que en México es cada vez mas común el homeschooling. Quisiera saer, cómo pueden mis hijos parte del club de correspondencia. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bienvenida, gracias por leer!! me da mucho gusto conocerte y saber que tienes tres niños cercanos a la edad de mi hijo de 8, en qué estado vives?' por favor envíame un correo a beattpach@hotmail.com y te doy la info para lo del l club de correspondencia, recibe un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola Bety, mi nombre es Amanda y estoy por desescolarizar a mi hija de 8 años en este próximo ciclo escolar. Me da gusto y me anima mucho encontrar información como la tuya, realmente es de mucha utilidad sobre todo cuando a penas se comienza esta aventura. Yo también quisiera incluir a mi niña en un club de correspondencia de niños que estudian en casa. Mi correo es agpemacias@gmail.com. Gracias y un fuerte abrazo !

    ResponderEliminar
  4. Gracias Amanda por venir a visitar y me alegra mucho que te haya sido útil, muchas felicidades por el paso que estás dando, estoy segura que será de crecimiento y cercanía con tu niña me pongo en contacto contigo para lo del Club de correspondencia ¡recibe un abrazo!

    ResponderEliminar

Tu opinión es súper importante, por favor no dudes en hacerlo